No te doy mis datos personales

Hace unos años fui a un dentista que no era mi habitual. Antes de que me atendieran, la persona que estaba en recepción me ofreció un formulario para rellenar. Nombre, dirección, DNI, edad, sexo, estado civil, profesión… La información que me pedían me pareció escandalosamente excesiva y desproporcionalmente intromisiva. ¿Es necesario, para hacerse una limpieza de boca, dejar por escrito la profesión a la que uno se dedica, o si está casado, soltero, divorciado o viudo? Aquella vez tragué y, confieso que, inventándome más de un apartado, contesté y entregué el formulario, con una extraña sensación de sentirme violentado y obligado a ofrecer una parte de mi privacidad a espaldas de mi voluntad y sin ningun relación con el servicio que iba a recibir.

personal-information

Desde entonces, cada vez que en algún establecimiento al que acudo a adquirir algún bien o servicio me preguntan por unos datos personales que no tengo por qué dar y considero totalmente innecesarios, contesto amablemente que con mi nombre y apellidos tienen suficiente o, directamente, me los invento. Las reacciones son de lo más diversas, en algunos sitios te respetan sin poner la más mínima objeción, en otros, se desencadena una lucha titánica de voluntades para conseguir extraerte información que para ellos debe ser de importancia vital, pero que no deja de ser un dato privado y personal que no hay por qué dar a nadie, se haga uso del servicio que sea o se adquiera el bien que sea.

En otro dentista al que acudí, rebotado tras el tercer grado al que me sometió el primero, también me pidieron todo tipo de datos personales. Al negarme, la cara de sorpresa fue mayúscula. Rápidamente, la persona que me los solicitaba, experimentada torcedora de voluntades con habilidades dialécticas forjadas en mil batallas, me explicó que era una mera formalidad y que no hacían nada con ellos. Como tampoco soy un púgil ante su primer combate, sino perro viejo mordedor y mordido, le contesté que, si no hacían nada con ellos, no hacía falta que le diera los míos. De cintura rápida, respondió al instante que era necesario el DNI para hacerme una factura, a lo que le respondí que no hacía ninguna falta, pues con el justificante de pago me era suficiente. Viendo la calidad de mi defensa, cejó en su empeño y prosiguió sus labores, dejando que yo hiciera lo mismo en la sala de espera.

Hoy me ha ocurrido un suceso un tanto más traumático que es el motivo de esta entrada. Tras ya muchos años batallando contra todo tipo de seres y estares en la contienda de no dejar que cualquiera obtenga una información que es personal y privada y nadie tiene por qué traspasar a ningún estamento privado si no es su voluntad, me he topado con una de esas personas que no solo pelean hasta el último aliento por obtener tu información, sino que además se molestan y tratan de manipularte con mentiras para conseguirla.

Por molestias musculares he acudido a un fisioterapeuta que me pillaba cerca de casa y al que las críticas ponían muy bien en Internet. Al llegar, el cuestionario de turno. – Por favor, rellénalo. Nombre, dirección, estado civil, DNI, profesión, email… Coño, ¿para recibir un masaje también tengo que dar mi correo electrónico? Relleno nombre y edad y entrego el formulario. La persona que me hace esperar y me proporciona con mano de aparente inocencia aquel papel inquisidor, me dice que me faltan datos por rellenar. – No te molestes, pero es que no tengo por costumbre dar datos tan personales como mi dirección y DNI. – De acuerdo, en breve pasas a la consulta. En la consulta me esperaba Torquemada. – Necesito que me des los datos que no has rellenado. – ¿Por qué? – ¿Cómo que por qué? El colegio de Fisioterapia nos lo exige. No es la primera vez que acudo a un fisioterapeuta y jamás me han exigido la dirección o el email y, mucho menos, el DNI, que solo es necesario para hacer una factura, no para dar un recibo, así que ese comentario ya me pone en alerta. – ¿Y para qué te pide el colegio de Fisioterapia mi dirección? – Pues mira es una exigencia para tratar a cualquier paciente y que ellos tengan un registro de a quién hemos atendido. Nadie pone problemas, pero si no me lo quieres dar no te puedo atender. El farol se veía desde Cuenca. – Pues nada, si no me puedes atender no me puedes atender. – A ver, que yo con esos datos no hago nada, pero tú imagínate que no te llamas como dice aquí, o que eres rumano. – ¿No atiendes a rumanos? – Vamos a ver, que es que tengo que saber a que persona estoy atendiendo, no sé si me entiendes… – Claro, ya te he dicho el nombre. – Bueno, pues mira, si no quieres no me los des y yo te atiendo pero hago como si no hubiera venido nadie. La cosa se ponía interesante, lo que era requisito indispensable hacía unos minutos se había convertido en un asunto secundario, por debajo del evidente beneficio económico. – Hacemos una cosa, te doy mis datos no pasa nada, pero me tienes que dar el formulario de protección de datos. – Claro sin ningún problema. Pero mira, que si quieres hacerlo así, pues tú mismo. No quedará constancia en ningún lado de que has venido y ya está. Transcurrida esta tensa y poco agradable conversación, me sometí a la sesión de fisioterapia más extraña que he recibido en mi vida, sin que se produjeran más intercambio verbales entre mi interlocutor y yo, más allá de los estrictos y necesarios.

Sigo sin entender por qué hay gente que insiste tanto en obtener una información que es privada y que no necesitan para proporcionar el servicio solicitado y experiencias como esta me hacen querer continuar en la liza por parar esta intromisión en la intimidad de las personas con un objetivo que aún desconozco, pero que no aventuro limpio o inocente. Estamos acostumbrados a ceder continuamente en cosas aparentemente inofensivas pero que no tenemos por qué hacer. Valorar a un vendedor, responder a un cuestionario, dar nuestra información personal a personas y establecimientos que no la necesitan para nada… Yo me niego y me negaré, porque además no es obligatorio ni nadie se puede negar a darte un servicio (que no sea público) porque no le hayas dicho la dirección donde vives o tu cuenta de correo electrónico.

Anuncios

41 comentarios en “No te doy mis datos personales

    • El problema es que el código postal no lo piden ya con un mínimo de amabilidad, ni acompañado por un “es por obtener datos estadísticos, no responda si no quiere”… No, directamente te dicen “¿código postal?” como el que dice “marque su pin”. Y esa falta de decoro es lo que toca las narices, no tanto el que sepan que en mi barrio van más o menos al IKEA…

      Le gusta a 1 persona

    • Teniendo en cuenta la cantidad de gente que vive en un determinado código postal, no se puede considerar que sea un dato personal. Por lo que se ve, en caso de recibir muchas visitas de cierto código postal, a veces los supermercados se plantean el construir uno cerca de ese código postal. Así que cada vez que se da uno incorrecto, lo que hacemos es alejar el posible supermercado de nuestra zona…

      Me gusta

  1. Pues haces muy bien en negarte a dar los datos, si señor.
    Si todos hicieramos lo mismo, se les acabaría la tontería rápido

    FerLosada, quieren saber de donde son sus compradores para saber si es viable abrir algún comercio en tu zona. Eso no lo veo intrusivo, la verdad.

    Le gusta a 1 persona

    • Pues que se gasten el dinero en un estudio de mercado, y no esperen obtenerlo gratis de sus clientes.
      Así que si veis que MediaMarkt – polejemplo – abre una macrotienda en mitad de los Monegros, he sido yo 🙂

      Le gusta a 1 persona

  2. Yo me los invento siempre que puedo (mucho más fácil online que en persona). Me hace gracia que puedo trastocar sus estadísticas diciendo cosas sin sentido, como dar en un comercio el código postal de la otra punta de la ciudad.

    Le gusta a 1 persona

  3. El nuevo Reglamento General de Proteccion de Datos contiene un principio rector, el de minimización, que precisamente regula esto que comentas: los datos personales que se recogen y tratan deben ser “adecuados, relevantes y limitados a lo que sea necesario en relación con los fines para los que se procesan”. Está claro que para darte un masaje no tienen que saber ni tu DNI, ni dirección…. Y si lo que quieren es esos datos para otras finalidades (enviarte publicidad o lo que sea) deben reflejarlo así y deben explicarte que puedes no darlos e informarte de las consecuencias de no darlos. Sobre lo que comentais del código postal, en principio, si no queda ligado el código postal a una persona, no tiene la consideración de dato personal (distinto sería que el el código postal quedara asociado a un nombre o dni, entonces si podriamos argumentar que es un dato personal y estarían obligados a informarnos para qué nos lo piden).
    Que se anden con cuidado porque desde que el Reglamento es de aplicación (25 mayo 2018) poca broma con las sanciones que te puede clavar la Agencia Española de Proteccion de Datos si incumples.

    Le gusta a 2 personas

    • Qué manía os ha entrado con “el nuevo” Reglamento General de Protección de Datos. En el viejo ya venía la obligación de justificar todos y cada uno de los datos que se solicitan y almacenan.

      Lo comento porque llevo 7 años tratando cuestiones de Protección de Datos.

      Le gusta a 2 personas

      • Una pregunta. El que proporciona el servicio tiene derecho a pedir datos si los justifica. Hecha la ley, hecha la trampa, porque se puede inventar cualquier justificación para cualquier dato. “El estado civil se usará para la adecuación de ofertas al perfil del usuario”. Por ejemplo. Como derecho del consumidor, ¿no existe la negación a dar ciertos datos relacionados con cuestiones que no se entienden procedentes? Como por ejemplo un email para ir a un fisioterapeuta, o que me pregunten la dirección de mi casa para indexarlas en un fichero, cuando no tienen nada que ver con que me duela un codo, como así indica el examen al que me sometió posteriormente.

        Me gusta

      • Doyou, sí existe, se llaman derechos ARCO (Acceso, Rectificación, Cancelación y Oposición). Para el caso que comentas, aplica el de Oposición.

        Igualmente, ellos se pueden negar a prestarte el servicio por cuestiones de Calidad, etc, si no disponen de toda la información.

        Le gusta a 1 persona

      • En efecto, pero si no he entendido mal, el nuevo especifica que los datos solicitados tienen que estar acorde con la motivación por la que se piden. Es decir, necesito tu teléfono si tengo servicio de aviso para tu nueva cita, sino no, tu email si me pides la factura por email o tengo que avisarte de tu proxima cita por email, etc. Y deberán ser eliminados o encriptados una vez finalice la relación comercial.

        Le gusta a 1 persona

  4. Yo siempre doy el código postal 28080. Por que? Ese codigo es solo para unos apartados de correos de Madrid, no tienen calle asociada. Es un codigo que siempre daban en los concursos de televisión, cuando para participar, se escribían cartas… Snif snif…

    Me gusta

  5. Fantástico. Yo hago lo mismo. O invento datos o indico que me robaron la identidad una vez y que es la policia la que me ha aconsejado no dar mis datos. Se creen con el derecho s preguntarte. Por ejemplo, en la T1 de Barajas, hay una señorita vestida parecida a Aena (que no es de AENA), que te dice: ¿a donde viaja hoy? Yo le suelo contestar con otra pregunta: ¿ha dormido bien?. Esto me pasa cada semana, por lo que cada vez mi respuesta es más personal ¿se ha duchado usted hoy?, ¿le gusta el sexo?… finalmente, ha dejado de preguntar. Parece que las preguntas personales sólo las pueden hacer ellos.

    Le gusta a 1 persona

  6. En ocasiones, además de decirte lo que van a hacer con ellos (a lo que puedes dejar constancia de que no quieres que sean cedidos, ni usados para incordiar, etc) se trata de un consentimiento informado. Algunas técnicas sanitarias requieren autorización expresa por parte del paciente.

    Por otra parte, si vulneran la LOPD puede caer tal puro, incluso con inhabilitacion, que yo me lo pensaría bastante, y menos, sistemáticamente.

    Me gusta

    • Ni me dijeron para qué los recababan, ni tienen relación con cuestiones de salud información relativa a mi dirección, correo electrónico o estado civil. Eso tiene pinta de que les sirve a ellos para sus estadísticas, motivo por el cual me tienen que informar y no hicieron y pedir mi consentimiento, no inventarse que es obligatorio.

      Me gusta

  7. En las clínicas de Fisioterapia se requieren ciertos datos como la edad o la ocupación porque pueden ser relevantes para averiguar de dónde viene el problema del que uno va a tratarse. A parte, al ser un centro sanitario, se suele llevar una historia con el seguimiento de las veces que ha venido, porqué o lo qué tecnicas se le han realizado. Para poder guardar estos datos tuyos personales, es necesario que se firme un consentimiento por la Ley de Protección de datos, que no estoy al tanto, pero seguramente además de tu firma, exige tu DNI. Por lo tanto, no lo veo algo tan descabellado que te pidan esa información.

    Me gusta

    • Efectivamente, la LPD obliga a cualquiera que vaya a guardar datos personales (como un fisioterapeuta) a obtener para ello un consentimiento del paciente, firmado con su nombre y DNI.

      Lo del email ya es otro cantar, pero veo que esta web también lo solicita para comentar… ¿para qué quieres mi correo si solo voy a hacer un comentario?

      Me gusta

      • He revisado el asunto de la publicación de comentario y creo que no es verdad lo que dices, tengo marcado que no hace falta poner nombre ni correo electrónico y que ni siquiera hay moderación de comentarios. No he tenido ni que cambiarlo porque cualquiera puede comentar sin dar ni un solo dato personal.

        Me gusta

    • Estoy seguro de que mi correo electrónico da muchas pistas de por dónde atajar mi dolencia. Que me pregunten la calle donde vivo en lugar de qué deportes he practidado, o qué como, no me parece que vaya en la línea de tratar una lesión.

      Me gusta

    • Si no explican para qué la quieren ni piden consentimiento sí es inadecuado pedir esa información. Para un tratamiento o un historial, mi dirección completa, correo electrónico y estado civil no son información que aporte nada.

      Me gusta

  8. Hola soy fisio y realmente necesitamos muchísimos datos de la vida diaria de los pacientes para poder hacernos una idea de por dónde puede venir la lesión , trabajo etc etc en mi clínica se firma un registro de protección de datos, y por ejemplo tener tus datos y que ocurra algún problema durante el tratamiento como protección para el mismo paciente es bueno. Si tú no has estado nunca como te decía el compañero y tienes un problema de salud previo y no notificado al fisio que te ocasiona un problema mayor, y no hay un registro de tus datos…. Pues mala cosa
    Te dejo una pregunta cuando hace años ibas al videoclub y le dabas al chico del mostrador tu DNI para alquilar una peli pensabas es estás cosas, y sabían tu dirección y tu teléfono, piénsalo. Y no hagas críticas gratuitas sin saber de la importancia de las cosas.

    Me gusta

    • Hace muchos años no teníamos las leyes que protegen nuestros datos ni sabíamos a qué se dedican con ellos. Para recibir un tratamiento o buscar el origen de una dolencia, dónde vivo, qué DNI tengo o mi correo electrónico no le aportan ni una miserable pista. En el cuesionario, por cierto, no preguntan qué como, qué actividad física realizo, qué enfermedades he tenido… Eso sí son cuestiones relavantes en temas de salud, no el estado civil, que tampoco aporta nada.

      Te copio lo que ha contestado gdpr: “El nuevo Reglamento General de Proteccion de Datos contiene un principio rector, el de minimización, que precisamente regula esto que comentas: los datos personales que se recogen y tratan deben ser “adecuados, relevantes y limitados a lo que sea necesario en relación con los fines para los que se procesan”. Está claro que para darte un masaje no tienen que saber ni tu DNI, ni dirección…. Y si lo que quieren es esos datos para otras finalidades (enviarte publicidad o lo que sea) deben reflejarlo así y deben explicarte que puedes no darlos e informarte de las consecuencias de no darlos.”

      Me gusta

  9. En una clínica dental o cualquier centro médico se requieren tus datos personales para realizar una correcta anamnesis e historia clínica, tu ocupación, edad, etc pueden ser causa o factor de riesgo de diversas patologías, tú estás en tu derecho de no darlos, y el profesional de no atenderte.

    Me gusta

    • No, el profesional está en la obligación de explicarme el uso que va a hacer de mis datos. Lo que es hasta delito es decir que el colegio de fisioterapia le exige preguntarme mi correo electrónico o dirección completa para poder hacerme un masaje.

      Me gusta

  10. Estado civil y correo electrónico en nada van a mejorar la atención recibido para una limpieza de boca. Sí que proporcionarán datos interesantes los hábitos alimenticios, estilo de vida… Cosa que curiosamente no preguntan, preguntan asuntos relacionados con el nivel socioeconómico, no con la salud.

    Me gusta

  11. Con las concesiones que das al usar las aplicaciones de tu teléfono, tienen más de lo que necesitan para saber en todo momento lo que estas haciendo, las operadoras controlan cuando entras y sales de un centro, y además pueden controlar inclusos tus habitos, y frente a esto estamos totalmente desprotegidos, ceden bajo pago al mejor postor información muy personal, que te pidan tu DNI en un centro de fisioterapia es vergonzoso, con un nombre y un ID asignado a ese nombre pueden guardar tu historial de visitas, además de que como mínimo debería ser optativo, y nunca de carácter obligatorio, no obstante para postear en este foro también hay que ceder dato

    Me gusta

  12. Yo me dedico a temas de protección de datos y cumplimiento normativo, así que intentaré aclarar un poco el tema, ya que veo que se habla sin mucho conocimiento…
    Para quien no quiera leerse el texto entero lo resumo primero: los datos personales que no atañen a la actividad de la empresa no hay porqué darlos, pero no así los identificativos como el DNI, email, teléfono o dirección postal, ya que son datos que el RGPD te permite tratar y pueden desde evitar que el establecimiento sanitario cometa delitos penales hasta usarse para sus medidas de seguridad.
    Los datos de empleo básicos también pueden pedirse para establecer diagnósticos previos, así que es perfectamento lícito pedirlos.
    Lo que hay que hacer es informar siempre la finalidad de la recabación de esos datos.

    Entrando en materia, hay que saber que España es uno de los primeros países que contempló la protección de datos personales en su propia Constitución (artículo 18.4), cosa muy adelantada al año 78 cuando se promulgó.
    Dicho esto, las pasadas LOPD y directivas europeas sobre protección de datos donde España era uno de los países con mayores exigencias (pero establecidos los pasos y medidas desde la propia legislación).
    Pero ahora ha venido el nuevo Reglamento Europeo de Protección de Datos y lo cambia todo bastante, incorporando un autocontrol y dando más libertad sobre cómo proteger los datos a las organizaciones, y además entre otros muchos principios, como bien han dicho antes, incorpora el principio de minimización, donde las organizaciones no podrán tratar más que los datos personales indispensables para su propia actividad.
    También hay que tener en cuenta en este contexto, que estos establecimientos tratan datos de salud, que el RGPD clasifica como categoría especial de datos que requieren de mayor protección.

    Y aunque, como el autor del blog señala algunos campos que se saltan ese principio de minimización (por ejemplo, el estado civil), hay otros en los que habla con total desconocimiento, empezaré con el más mencionado: el DNI.
    La AEPD en su último Plan de Inspección a Hospitales (las entidades sanitarias que están más vigiladas) está comenzando a exigirles que pidan siempre el DNI o la tarjeta sanitaria, para evitar casos de: suplantación de identidad o confusión en el tratamiento de pacientes (imaginaros dos personas con el mismo nombre y apellidos y se mezclan sus historias clínicas…), por supuesto exigiéndoles medidas de seguridad para proteger la confidencialidad de sus pacientes.
    Y este mismo argumento lo aplica la AEPD también para los establecimientos sanitarios más pequeños.

    En el tema del email, es totalmente lícito pedirlo también, lo que pedía la LSSI desde el 2002 y ahora el RGPD es que el paciente ha de dar su consentimiento expreso e inequívoco para recibir comunicaciones comerciales, pero el establecimiento sanitario puede pedirlo para otros muchos usos como recordatorio de citas, tan sólo deben informar en los textos legales de la finalidad.

    Se aplica la misma lógica con el número de teléfono.

    Y con la dirección postal, aunque queda fuera de la LSSI para comunicaciones comerciales, sí que es un dato que el establecimiento sanitario puede requerir para otros usos (por ejemplo, recordatorio de citas para personas mayores, o un ejemplo poco habitual pero que sí me he encontrado, han implementado una medida de seguridad donde el establecimiento te da acceso a un portal web donde puedes ver tu historial médico, y te registras online pero la contraseña te la envían por correo postal. Medida exigida desde los tiempos de la pasada LOPD)

    Y por último, los datos básicos de empleo también es perfectamente lícito pedirlos si el establecimiento necesita establecer un diagnóstico previo. Un dentista quizás no, pero para un fisioterapeuta conocer que es un camionero que está 10 horas sentado le da bastante información para diagnosticar el mejor tratamiento médico a aplicar.

    De todos modos, en todo esto entra el nuevo principio de información del RGPD, y el establecimiento ha de informar la finalidad de todos los datos que recogen en los formularios de historia clínica.

    Lo que está claro es que no podemos exigirles al personal sanitario que conozca estos temas (o lo más probable es que quien te dé los formularios sea tan sólo el recepcionista o administrativo y siga tan sólo instrucciones de sus jefes), ellos sólo dominan para lo que se han preparado en sus carreras y siguen las instrucciones que les dan desde sus colegios profesionales .
    A todos estos colegios profesionales se les puede contactar vía telefónica y os resolverán dudas de los derechos de los pacientes.

    Todos conocemos de empresas que nos piden datos para explotarlos o revenderlos, pero no podemos meter en el mismo saco a todo el mundo, la inmensa mayoría de las empresas son honradas y aunque ahora hay una histeria colectiva con respecto a la protección de datos desde el RGPD, os aseguro que es a las grandes tecnológicas a las que deberíais exigirles protección y privacidad de verdad.

    Me gusta

  13. La cuestión es que no se informa de nada antes de pedir unos datos personales. Eso para empezar. Así que el por qué o el para qué son irrelevantes, porque no se hacen las cosas como se tienen que hacer. Otra cuestión es, la empresa tiene derecho a pedir el email. El consumidor también tiene derecho a no darlo y eso no debe suponer que no tenga derecho a no usar el principio. Lo que no puede ser es, o me das todos los datos que quiero y me invento el motivo x para justificarlos o no te atiendo, porque eso es un abuso, no una relación comercial entre dos partes iguales. Que tú quieras mi dirección no implica que te la tenga que dar.

    Lo que no puede ser es que sea lícito pedir una dirección para mandar comunicaciones comerciales y no poder negarse a esto porque uno no quiere recibirlas. Cuando todo son derechos para una parte, todo son obligaciones para la otra y eso no es así. Derechos tenemos todos.

    Me gusta

    • Aquí difiero, el porqué y el para qué son importantes, si tú como afectado no sabes porqué y para qué tienen que pedirte un dato entonces acabarás teniendo problemas si alguien suplanta tu identidad, o se mezcla tu historia con la de alguien que casualmente se llame como tú.

      En lo que sí estoy de acuerdo es que aún hay demasiado desconocimiento, todo el mundo empieza a conocer sus derechos, pero desconoce las medidas de seguridad que han de implantar las empresas para protegerlos.
      Y sobre todo que las empresas aún no se han adecuado correctamente, ya que para el legislador es muy fácil cambiar las leyes, pero entre el desembolso que han de hacer las empresas para adecuarse y que mucha gente lo deja todo para el final, así vamos…
      Y sobre todo estoy de acuerdo en que nadie informa como debe…

      De todos modos, estás en tu derecho en no dar ciertos datos como el email (no conozco un establecimiento sanitario que tenga todos los datos de todos sus pacientes, ya que puedes no tener dirección de email, como muchas personas mayores, o no te interese darlo).
      Aunque si estás preocupado por el uso de tu email ya te tranquilizo: la nueva legislación E-Privacy europea (que sustituirá a la LSSI española actual) llegará dentro de poco, y va a tasar el uso de emails para comunicaciones comerciales y si no das tu consentimiento no podrán contactarte para NADA comercial, irá más allá que el RGPD que es sólo para los datos personales.

      Lo que sí te digo es que hay ciertos datos mínimos que las clínicas necesitan para poder trabajar, y tienes que entender que si no se los das no van a tratarte, no es una cuestión de derechos ni obligaciones solamente, también entra la operativa y la incursión en delitos.
      Simplificar el debate a derechos y obligaciones es un sinsentido ya que choca con la realidad.

      Aún así, si la protección de datos en clínicas te parece un mundo, ya te digo que en colegios es peor, no te puedes hacer una idea de los problemas a los que veo enfrentarse a los colegios frente a los padres, y vuelvo a decirlo, la culpa es de lo mal que se ha publicitado el RGPD. Todo el mundo se queda en los derechos de los afectados, y se olvidan de las medidas de seguridad. Además que se han hecho adecuaciones al RGPD corriendo deprisa y sin buenas medidas ni políticas de seguridad.

      Me gusta

      • No, no es simplificar el debate a derechos y obligaciones, es ampliarlo. Verás, voy a una clínica por un dolor de espalda y lo que me han hecho es un masaje. Es decir, saber si estoy casado, en qué trabajo, cuántos años tengo, mi email, dirección… No han sido relevantes, simplemente han servido para rellenar una ficha y, además, tengo derecho a negarme a que no se rellene esa ficha con esos datos, porque son míos. Cada vez que vaya a la consuta el fisio me preguntará cómo estoy, qué he hecho, si he hecho los ejercicios… Si voy que no voy a volver. De todas formas, todos los argumentos se vienen abajo cuando la persona que no me podía atender sin todos esos datos me dice que me atiende y luego hace como que no ido a la consulta y ya está, demostrando que su ética profesional y que la necesidad real de esos datos ni están ni se les espera.

        Me gusta

  14. Para poner un comentario tuve que dar mis datos personales.
    No soy un paranoico. Pero tu has ido a fisio y sabes como se llama y donde trabaja y te niegas a dar tus “datos personales”. ¿Que piensas? – ¿que todos son infiltrados de la CIA? o ¿hombres de negro?

    Me gusta

  15. Has dado tu email. Es internet. No hay nada personal en ello y es coherente. Que pongas el mail es una medida antispam, por cierto. Lo mismo digo, qué piensa el fisio de su cliente que tiene que saber hasta dónde vive. Va a venir a darme algún papel en mano? Si estoy divorciado no me atiende?

    Si no tengo nada que esconder, no tengo por qué decirte nada que sea personal.

    Me gusta

  16. En el Mediamarkt para *devolver* unos auriculares me pedían nombre, dni, dirección, email… Les dije que no y me montaron un pollo pero cuando les empecé a hablar de los derechos ARCO y le pedí que viniera el supervisor y que yo se los daba si luego me decían donde podía ejercer mi derecho a cancelarlos, dejaron de insistir y me lo hicieron “anónimamente”.

    Ya me dirás tú para que necesitan mis datos para devolver un producto que no funciona. ¡Y la de datos de gente que devuelve cosas deben tener!

    Por cierto, para recibir correos y dar una dirección temporal os recomiendo miraros el servicio de “spamgourmet.com”, muy útil.

    Le gusta a 1 persona

  17. En realidad lo que se hace raro es lo contrario, que puedas comprar en un supermercado, por ejemplo, sin presentar el DNI. Eso hace que cualquier comercio sea un lavadero natural de dinero negro.

    En cuanto a los tratamientos medicos, ha habido y supongo sigue habiendo casos en los que esos gastos son desgravables en impuestos luego, asi que entiendo que hacienda podria pedir un doble check, por un lado que el cliente tenga el recibo, por otro que el medico tenga inscrito el cobro en su tabla de ingresos. Eso si, otro dato mas alla del NIF no tiene sentido

    Me gusta

  18. Con las direcciones, códigos postales, siempre doy datos inventados.

    Como el 15% de la población, no tengo teléfono, ni fijo, ni móvil y cada vez que lo piden opto por dar uno inventado porque es más fácil que explicar los motivos. No sé cuál es la proporción de personas sin correo electrónico pero supongo que debe ser más alta y estoy convencido que nunca puede ser un requisito indispensable para masajes, consulta de dentista,… igual que sospecho que pudiera ser un delito que un profesional traslade a su colegio los datos de sus clientes sin que esta cesión sea aceptada por el mismo.

    También soy consciente de que cualquier gañán siempre podrá inventar un motivo para justificar por qué pide un dato pero, curiosa y lamentablemente, siempre olvidan que los datos son míos y que siempre será mi decisión facilitarlos o no.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s